¿Sabes cuánto te cuesta un incendio forestal?

En España se destinan 1.000 millones de euros al año a poner en marcha medidas de extinción. Apagar un gran incendio forestal puede suponer un desembolso de 6.000 euros por hectárea
Por Blanca Álvarez Barco 9 de octubre de 2021
Coste de un incendio forestal
Imagen: Ylvers

España es el segundo país en superficie forestal de la Unión Europea, y el cuarto en superficie de bosque, solo por detrás de Suecia según datos de Eurostat. La cruz de esta moneda es que cada año se suceden miles de incendios forestales. Como indica el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), entre el 1 de enero y el 26 de septiembre de 2021 se registraron 5.098 conatos de incendio (menos de una hectárea), 2.551 incendios (que afectan a más de una hectárea) y, lo más destacado, 20 grandes incendios, como los de Navalacruz (Ávila) o Sierra Bermeja (Málaga). Estos fuegos ocasionan innumerables daños y tienen un elevado coste ambiental y humano, pero además suponen una carga económica que el 80 % de los contribuyentes desconoce: cada año se destinan cerca de mil millones de euros a prevenir y extinguir incendios forestales.

Coste de extinción de un incendio

Extinguir un incendio es una labor ardua y costosa. Hay profesionales que detectan y evalúan la severidad y extensión de los incendios mediante datos de satélite, labor que realiza, por ejemplo, el equipo de José Antonio Sobrino, catedrático de Física de la Universidad de Valencia, y premio Rey Jaime I de Protección del Medio Ambiente 2019. Pero hay muchas más labores que hacer y es muy difícil evaluar los daños y costes, incluido el económico, porque, como señala el experto, “cada incendio es un mundo en sí mismo”.

A pesar de esta heterogeneidad, en España la inversión para atajarlos es astronómica: se destinan 1.000 millones de euros al año a poner en marcha medidas de extinción, según la asociación WWF, cifra con la que coincide Aitziber Ferreiro en el trabajo ‘Análisis socioeconómico de los incendios forestales españoles y propuesta de rediseño de la estrategia de prevención-concienciación’, de la Universidad de Valencia. Entre el 70-80 % de esa cifra está destinado en exclusiva a las labores de extinción.

Por ejemplo, un operativo destinado a extinguir un fuego que esté compuesto por dos agentes medioambientales, dos helicópteros, dos cuadrillas helitransportadas, dos vehículos autobomba y dos cuadrillas terrestres sobrepasa los 6.000 euros por hectárea, conforme a los datos de la Junta de Castilla y León. El coste varía mucho en función de los medios que deban ser utilizados en cada fuego que, como señalaba Sobrino, son tan distintos entre sí.

Extinción incendio forestalImagen: ReinhardThrainer

En España, además, cada año hay grandes incendios (aquellos que superan las 500 hectáreas calcinadas) en un número nada desdeñable. Hasta el 26 de septiembre en 2021 se registraron 20, la cantidad de fuegos más elevada desde que en 2016 y 2017 se desataran 21 y 24 grandes incendios, respectivamente, según datos del Miteco. El más recientes ha sido el de Sierra Bermeja (Málaga), donde 9.670 hectáreas han sido arrasadas, pero hay otros ejemplos, una pequeña muestra del coste económico de apagar el fuego de los bosques:

  • Arico (Tenerife). Este incendio que tuvo lugar entre el 20 y el 24 de mayo de 2021 supuso un gasto de 67.838,65 euros, según datos del Gobierno regional. Este coste incluye desplazamiento, alojamiento y manutención del personal, traslado de suministros y dotaciones materiales, así como el resto de servicios necesarios para la extinción de incendios.
  • Lober de Aliste (Zamora). Se produjo en agosto de 2020, calcinó casi 2.000 hectáreas y extinguirlo supuso un gasto de 336.000 euros.
  • Galicia. El coste de extinción de los incendios forestales en Galicia de 2020 alcanzó los 61,5 millones de euros (4.100 euros por hectárea calcinada), como señala la Asociación Ecologista Arco Iris.

Otros costes de los incendios forestales

Bomberos extinción incendioImagen: RicoLoeb

🔥 Costes de prevención

Las comunidades autónomas destinan cada año millones de euros a la prevención de incendios forestales, aunque representa el 20-30 % del total de presupuesto destinado a incendios.

Esta descompensación entre el dinero destinado a extinción y las cantidades derivadas a prevención es muy «peligrosa» —según WWF—, más aún teniendo en cuenta la creciente desertificación y escasez de lluvias, el cambio climático o la gran abundancia de bosque altamente inflamable que existe en nuestro país. Además, resulta mucho más cara, pues, según los expertos, limpiar un monte cuesta la mitad de lo que se gasta solo en las labores de extinción del fuego.

🔥 Costes ambientales

Los daños ambientales son enormes e «imposibles de cuantificar», según el colectivo ecologista Arco Iris. Muchos son «intangibles», pero muy costosos a medio y largo plazo:

  • La tasa de monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno enviados a la atmósfera, los peores contaminantes para la biodiversidad y para las personas. A medio plazo conlleva enfermedades respiratorias, de mayor severidad en personas mayores, niños y mujeres embarazadas, lo que en términos económicos es un aumento del gasto sanitario que se podría evitar.
  • La fijación de carbono (la capacidad que tiene un bosque para transformar el CO2 en materia orgánica) que deja de producirse al desaparecer árboles.
  • Desaparición (o caída de ejemplares) de especies. Según la Universidad de Córdoba, el incendio de Doñana en 2017 destruyó alrededor de 8.500 hectáreas, que eran el hogar de numerosas especies emblemáticas. El más reciente de Sierra Bermeja ha perjudicado a más de 14 especies que solo se encontraban en esa zona.

🔥 Costes sociales

Los costes sociales son innumerables y, en muchas ocasiones, no se perciben por parte de los ciudadanos:

  • Vidas humanas. El peor coste de todos. El último gran incendio, el de la sierra malagueña declarado en septiembre, se cobró la vida de un bombero forestal y 6o heridos en las tareas de extinción.
  • Viviendas y explotaciones agrarias y ganaderas: animales calcinados, casas arrasadas, aguas contaminadas, tierras baldías… Incendios forestales, ¿me pagarán los daños?
  • Carreteras y vías férreas: en muchas ocasiones, las vías del tren y carreteras alcanzadas por grandes incendios deben ser restauradas, con el consiguiente coste económico (además de los viajes que dejan de efectuar).
  • Madera que se deja de utilizar para producción.
  • Caída del turismo. El turismo se ve resentido en las zonas calcinadas, por lo general lugares muy visitados antes de los incendios por su riqueza natural.
Provocar un incendio es un delito

Los incendios forestales están tipificados como un delito penal por el que hay que pagar. Así se regula en el artículo 352 del Código Penal:

“Los que incendiaren montes o masas forestales serán castigados con las penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses. Si ha existido peligro para la vida o integridad física de las personas, se castigará el hecho conforme a lo dispuesto en el artículo 351 (prisión de diez a veinte años), imponiéndose, en todo caso, la pena de multa de doce a veinticuatro meses”.