Cómo proteger a los niños de los riesgos invisibles en el coche

Los accidentes relacionados con los vehículos y los menores no siempre se producen durante un viaje. Existen otros peligros dentro y alrededor de un coche que pueden dañar seriamente al niño
Por Sonia Recio 23 de julio de 2022
riesgos frecuentes niños y coches
Imagen: iStock
Los niños son inquietos por naturaleza. Perderlos de vista un minuto puede poner en peligro su integridad física. Hay ciertos lugares que son especialmente peligrosos. Los aparcamientos de un centro comercial, por ejemplo, son zonas de alto riesgo. La poca altura de los pequeños, sumada a sus movimientos erráticos, puede terminar en un atropello si el conductor del automóvil no ve al menor cuando durante una maniobra. En el interior del coche pueden hacerse daño con ciertos mecanismos en el momento del juego. Las ventanillas y los cinturones son una amenaza si los niños los manipulan a su antojo. También lo es el maletero si es usado como escondite. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), agencia dependiente del Gobierno de Estados Unidos, advierte de estos riesgos y aconseja sobre la manera de evitarlos.

🚘​ Atropellos en las maniobras

Estos accidentes suelen suceder durante el aparcamiento o en el comienzo de la marcha de un vehículo. Cuando el conductor ha iniciado estas maniobras es difícil ver si un niño se coloca delante o detrás o se cruza de manera repentina. La poca estatura del menor hace que sea imperceptible al mirar por los retrovisores, tanto el interior como los exteriores. Contar con una cámara o un avisador de obstáculos tampoco evita el atropello.

Estos son los consejos de la NHTSA para evadir este tipo de accidentes:

  • Enseña a los niños a alejarse de un vehículo, si el conductor entra en él o si el automóvil ya ha arrancado.
  • Educa a los pequeños para que no jueguen alrededor de los coches.
  • Juguetes, bicicletas y patinetes han de colocarse fuera de la zona donde pasan o aparcan los vehículos.
  • Obliga a los niños a permanecer de pie a un lado del automóvil para verlos mientras se da marcha atrás.
  • Antes de dar marcha atrás, cerciórate de que no hay nadie alrededor del coche. Mira hacia atrás mientras retrocedes a muy baja velocidad. Si un niño corre inesperadamente detrás del vehículo tendrás más opciones de verlo.
  • Baja la ventanilla para escuchar lo que sucede fuera del coche.
  • Aunque el automóvil está equipado con sensores o cámaras de marcha atrás, no te confíes. Presta igualmente atención: los niños pueden aparecer cuando menos lo esperas.

🚘​ Accidentes con las ventanillas eléctricas

Los peques acostumbran a jugar dentro y fuera del coche. Las ventanillas eléctricas, equipadas por la mayoría de los vehículos, son más peligrosas de lo que los adultos pensamos: al cerrarse, tanto los dedos, como la muñeca o la mano pueden quedar atrapados. Aunque hay automóviles cuyas ventanas detectan la presencia de un objeto cuando están cerrándose, deteniéndose, no todos tienen está función.

La NHTSA hace estas recomendaciones para evitar accidentes con las ventanillas eléctricas:

  • Enseña a los niños a no jugar con los controles de las ventanas.
  • Evita que se coloquen de pie sobre los reposabrazos de las puertas del pasajero.
  • Durante el viaje, acomoda correctamente a los menores en sus sillas para evitar que puedan manipular las ventanillas eléctricas.  
  • Antes de subir una ventanilla, mira y cerciórate que las manos, los pies y la cabeza de los pequeños estén alejados de la ventana.
  • Nunca dejes el coche arrancado cuando los niños se queden solos: así evitarás que accionen las ventanas a su albedrío.
  • Si el vehículo dispone de bloqueo de ventanillas traseras, actívalo.

🚘​ Atrapados en el maletero

peligro niños juegan escondite coche
Imagen: iStock

Si los peques juegan al escondite alrededor del coche y buscan un lugar donde ocultarse, no dudes de que el maletero será una de sus primeras opciones. A pesar de que algunos vehículos cuentan con un mecanismo señalizado con pintura fluorescente que permite abrir el maletero desde dentro, esta opción no es muy habitual; considera añadir este equipamiento si utilizas un automóvil familiar.

La temperatura de un maletero sube muy rápido, por lo que mientras el menor espera a que le encuentren, tiene un alto riesgo de padecer hipertermia (calor extremo) o asfixia. Las consecuencias son las mismas que si el niño se quedara olvidado solo en el interior del coche, pero, en esta ocasión, mucho más extremas y fatales.

Los consejos de prevención serían estos:

  • Educa a los niños para que nunca, bajo ningún concepto, se metan en el interior del maletero.
  • Si echas en falta la presencia de un menor, revisa de inmediato el vehículo al completo, empezando por el maletero.
  • Nunca dejes el coche abierto y asegúrate que las llaves están fuera del alcance de los niños (incluidos los mandos a distancia).
  • Si se puede acceder al maletero abatiendo los asientos traseros, bloquéalos.

Enredo con el cinturón de seguridad

La mayoría de los cinturones de seguridad tienen un mecanismo de bloqueo que se activa cuando se tira de la cincha en toda su extensión. Esto hace que cuando los pequeños están sentados en las sillitas infantiles no puedan quedar enrollados. Sin embargo, si los menores utilizan las plazas de los adultos (o campan a sus anchas por el habitáculo), pueden producirse accidentes porque el cinturón quede liado entorno a su cuero o, lo que es peor, a su cuello.

Estas son las advertencias del NHTSA:

  • No permitas que los niños jueguen dentro o alrededor del vehículo.
  • Asegúrate de que siempre están sentados de manera correcta.
  • Los cinturones de seguridad no son juguetes, recuérdaselo a los pequeños.
  • Abrocha los cinturones de seguridad que no se utilicen para evitar que los menores los manipulen durante el viaje.